Contacto

Programa de becas

Newsletter

Practica en la FES Chile

Sociedad civil en Chile

Actividades

Publicaciones

Archivo

Enlaces

 

Sociedad civil

 

La democracia definida como “meterse en sus propios asuntos, ya que lo público es mio” requiere ante todo mayores posibilidades de participación y poder de decisión de la sociedad civil en general. La participación ciudadana suele reducirse a los meros procesos electorales y al monopolio de los partidos políticos como  propietarios de lo político y de la política. Sin embargo, manifestaciones masivas en todo el mundo advierten sobre la necesidad de ofertas ofensivas  e inteligentes de participación a la ciudadanía por parte de la política.

Una nueva distribución de responsabilidad entre la política, la economía y la sociedad civil, es decir entre los aspectos del poder, del mercado y de la democracia apunta hacia lo que podríamos llamar un nuevo contrato social. Su rasgo distintivo debería ser la participación masiva de la ciudadanía articulada, para que pueda asumir al Estado como propio y desempeñar un papel protagónico en los procesos de planificación y decisión políticas, en donde los partidos políticos colaboren para recuperar la primacía de la política por sobre la economía.

La participación ciudadana es un componente básico en democracia que requiere no solo de una sociedad civil comprometida, sino también de un aparato gubernamental capaz de aceptarla como un actor dinámico del modelo de gestión y ejecución.

En Chile se vive un momento particular en este sentido, en la medida en que el discurso respecto de la necesidad de participación e igualdad se ha transversalizado. Gracias al empuje del movimiento estudiantil, los movimientos ciudadanos ponen sobre la mesa el debate sobre los bienes públicos y la relación entre Estado y mercado. Diversos sectores de la ciudadanía cuestionan aspectos fundamentales de la sociedad chilena como las postergadas reformas políticas (nueva Constitución, ley electoral, reforma del sistema binominal, legislación laboral). Los temas económicos y sociales  (Derechos Humanos, pueblos originarios, derechos de la mujer y política de género, regiones postergadas, derechos de minorías sexuales,  medio ambiente y sustentabilidad en lo social, económico y ecológico) llegan a la agenda política por la presión de la ciudadanía.

Se experimenta así un proceso de construcción de ciudadanía que acumula trascendentales experiencias de varios sectores sociales, quienes posicionan sus demandas y cobran mayor protagonismo.