Contacto

Programa de becas

Newsletter

Practica en la FES Chile

Juventud

En los últimos años se registra una retracción de la participación en organizaciones juveniles más tradicionales, como los partidos políticos aunque esta situación no sea exclusiva de las generaciones jóvenes. Las masivas protestas ciudadanas que tuvieron lugar en diversos países del mundo durante los últimos tiempos y, en particular, el movimiento estudiantil chileno de 2011 hablan de diversas formas de participación social y acción colectiva. Entendemos que el fenómeno de la participación podrá componerse de una enorme diversidad de formas de acción colectiva que se están procesando cotidianamente en los jóvenes en particular. En este contexto, la FES se propone generar articulaciones entre las juventudes políticas progresistas en el más amplio sentido.

Desde la Fundación Friedrich Ebert en Chile promovemos la generación de espacios de formación y debate para las y los jóvenes que, desde una mirada progresista, estén comprometidos con el trabajo político y social. A través de diferentes actividades intentamos aportar a la construcción de redes y propuestas desde los actores juveniles.

El trabajo que desarrollamos junto con los jóvenes no tiene al futuro como eje ordenador del presente. En este sentido, entendemos que las y los jóvenes, más allá de tener largos años por delante, deben ser protagonistas de estos tiempos. Es en el presente en donde se vislumbran pasos hacia el futuro.

El plano regional e internacional
Históricamente, la FES se ha destacado como institución que promueve el fortalecimiento de lazos supranacionales entre las fuerzas de la izquierda democrática. Desde el 2004, nuestras oficinas en los distintos países del Cono Sur han puesto especial énfasis en la generación de espacios de debate e intercambio de experiencias entre distintos sectores de las juventudes progresistas, especialmente del ámbito político-partidario. Éste resulta particularmente relevante para la generación de redes supranacionales fundamentalmente porque los procesos de globalización y sus impactos exigen que todo dirigente joven que se proyecte como tal, requiera incorporar las realidades y experiencias de otros países, en particular, los de la región.